-

Mejora la seguridad de tus reuniones de Zoom con estos consejos

A la hora de realizar reuniones virtuales, debemos garantizar las mejores condiciones si queremos sacarle el mejor provecho, mientras evitamos hackers y trolls que quieran sabotear nuestras sesiones. Desde Rumbo preparamos las siguientes recomendaciones que debes tener en cuenta cuando te unas a Zoom, para tener un resultado más óptimo y evitar al máximo el ataque por parte de terceros.

No publiques el enlace de conexión

Tanto una página web como las redes sociales son espacios que utilizamos para publicar la información básica de nuestros eventos, pero estos tienen una alta vulnerabilidad. Varios de los nuevos usuarios de Zoom, con tal de garantizar una mayor asistencia a sus eventos, comparten el enlace de conexión a sus seguidores (como también el ID de la reunión y la contraseña). Esto permitiría que cualquier persona obtenga datos claves para la gestión de una reunión y, por consiguiente, quitar el control al anfitrión.

Configura la opción de ingreso para que haya un registro con nombre y correo

Puedes habilitar esta opción en Zoom para que garantices un suministro de datos básicos que te permitan identificar quienes hacen parte de la reunión. Garantiza un mayor control mediante formularios de inscripción detallados en plataformas de gestión de eventos. En Rumbo, te recomendamos el uso de Symposium, quien nos ayuda en el registro de todas nuestras actividades.

Activa la sala de espera

Puedes activar la sala de espera para autorizar el ingreso de los asistentes a tu reunión. Si algún usuario no corresponde a los datos que tienes de registro, ya tienes una advertencia para no permitir que haga parte de la sesión.

Retira los usuarios sospechosos

Además, como anfitrión, puedes expulsar a personas de la reunión y puedes enviarlas a esta misma sala de espera, cuando consideres que ya están saboteando el encuentro.

Deshabilita las opciones de “compartir pantalla”, pizarra, chat, cámara y micrófonos

Entre los ajustes que tienes a tu disposición como anfitrión, se encuentra la posibilidad de quitar ciertos privilegios a los asistentes a tu reunión. La función de “compartir pantalla”, como también el uso de chat, cámara y micrófonos permite que cualquiera de los usuarios presentes en la sesión utilice estas herramientas sin autorización alguna.

Cuando creas la reunión en Zoom, ajustas la configuración predeterminada que tendrá cualquier usuario. Ahí puedes bloquear estas herramientas durante el desarrollo de la misma.

Si no consideras necesario tomar esta decisión radical de quitarle este privilegio a los asistentes, puedes gestionar el uso de estas herramientas a lo largo de la sesión.

Amplía esta información y soluciona otras inquietudes de esta plataforma a través de su página web. Recuerda que puedes reservar una sala de Zoom para 300 participantes aquí, y que puedes contactarte con nosotros frente a cualquier duda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *