/QUIÉNES SOMOS

Historia

2003

En el año 2003 se vio la necesidad de crear una Red Universitaria que permitiera a las instituciones de educación superior compartir información y proyectos especiales. En ese mismo año, se generaron cambios en el ICFES, el cual quedo bajo la responsabilidad de la Agenda de Conectividad. Dicha Agenda planteó el proyecto de realizar la conexión a Internet 2 (UCAID- University Corporation for Advanced Internet Development), para lo cual exigió que las universidades que quisieran participar en dicho proyecto debían hacerlo a través de organizaciones regionales. Ante esta situación, se hizo evidente la necesidad de crear una red de alta velocidad a nivel de Bogotá para que las conectara físicamente.

Con base en la experiencia de REDIS (Red de decanos y directores de los programas de ingeniería de sistemas) se propuso utilizar el canal de comunicación que ya existía en las universidades y de esta manera iniciar la convocatoria. *(Información obtenida del archivo histórico de RUMBO).

En el año 2005 se creó formalmente la Asociación Red Universitaria Metropolitana de Bogotá-RUMBO y sus miembros fundadores fueron:

    • Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito
    • Escuela de Administración de Negocios EAN
    • Politécnico Grancolombiano
    • Pontificia Universidad Javeriana
    • Universidad Católica de Colombia
    • Universidad de la Sabana
    • Universidad de los Andes
    • Universidad del Rosario
    • Universidad Jorge Tadeo Lozano
    • Universidad Nacional de Colombia

La misión inicial de la Asociación fue agrupar a las entidades de educación superior, a las instituciones de educación no formal, y a cualquier otro tipo de entidad educativa o de investigación, de Bogotá y sus áreas de influencia, para que estuvieran interconectadas en una red de alta velocidad para contribuir a la construcción y divulgación de conocimiento.

2005

2006 – 2014

A través de varias licitaciones, RUMBO crecía gracias a una conectividad especial, diferente del internet comercial, que permitía transmitir y circular información por canales distintos a los canales públicos. De tal manera que también se iba creando una red académica que aprovechaba esta conexión para poder desarrollar investigación en conjunto.

A su vez, se establecía un sistema cooperativo entre las bibliotecas asociadas, donde se compartían experiencias en el uso de softwares y se presentaban los recursos que tenía a disposición cada universidad. Fue así como empezó a gestarse el primer metabuscador, que integraba los catálogos de los miembros de RUMBO, y daba los primeros pasos hacia un préstamo interbibliotecario.

La Red empieza a necesitar de un modelo auto sostenible, de modo que se tiene que organizar dentro de una oficina concreta, donde se emplee a quienes se encarguen del manejo de RUMBO. Así aparecen formalmente los cargos de director ejecutivo y los coordinadores administrativo, académico y técnico.

Mientras tanto, en el comité de bibliotecas, se consolida el préstamo interbibliotecario entre varias instituciones miembro, lo que permite a estudiantes, docentes e investigadores facilitar el acceso a recursos bibliográficos en otras instituciones.

Se crea, además, Ciudades Inteligentes Rumbo, un espacio de investigación compuesto por Instituciones de Educación Superior y aliados estratégicos del sector público y privado, que impacta el campo académico, siendo referente de consulta en innovación estratégica y tendencias en modelos de ciudades inteligentes.

2014 – 2019

2019 – 2020

Rumbo establece un nuevo plan estratégico donde busca posicionarse como una red académica líder en la región, bajo los siguientes ejes de trabajo: investigación, bibliotecas, tecnología, internacionalización. También reconoce su deber de ayudar a la academia en la respuesta a necesidades actuales de la sociedad a través de ciencia e innovación.

Adicionalmente, la Red acoge a la Agenda 2030 para estructurar proyectos que apoyar a nuestros Asociados y al país en alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Esto permitirá fortalecer eventos académicos y generar más proyección internacional.

En cuanto a la red de bibliotecas, se crea el Megabuscador Rumbo, que le permite a las instituciones tener una exploración más rápida entre los catálogos de los asociados. Asimismo, se brindó un par de lineamientos de bioseguridad para el manejo del COVID-19 en las bibliotecas. Con esto y más experiencias de socialización entre los integrantes del comité, se busca potencializar a cada universidad en esta labor.