Ciudades Inteligentes

El trabajo en red, esencial para el desarrollo de la investigación

En un nuevo Rumbo Smart, una serie de webinars creada por el grupo de Ciudades Inteligentes de la red Rumbo, se presentó esta reflexión como uno de los mayores aprendizajes que han tenido los investigadores asociados. Esta fue una oportunidad para que se visibilizara de una mayor forma a los colaboradores que hacen parte de este espacio y que trabajan día a día desarrollando proyectos en innovación y tecnología, en respuesta a las necesidades de la sociedad.

Uno de ellos, Edwin Alfredo Reyes, representante de la Universidad Antonio Nariño, recuerda que el trabajo colectivo es esencial para estos proyectos, de modo que puedan ser útiles para un usuario final. La investigación se desarrolla dentro un sistema comunitario, en donde el investigador necesita de los ciudadanos para la obtención de datos, y ellos mismos son los que valoran sus resultados, según la respuesta que pueden dar a sus problemáticas.

Luz Piedad Romero, investigadora de la Universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales (UDCA), también acogió esa idea y recordó que las universidades deben ser el eje articulador de los sectores sociales. Esto lo mencionó considerando que, en muchos contextos, las personas han perdido la confianza en las autoridades, y la academia, con sus investigaciones, puede brindar una mejor respuesta en comparación a las de sus líderes.

En ese contexto, los integrantes del grupo fueron dándole sentido al concepto de ciudad inteligente y sostenible, como un modelo de innovación y tecnología que se renueva para darle nuevas y mejores herramientas a los distintos sectores sociales en el ejercicio de sus funciones diarias. Herramientas como laboratorios móviles que analizan los datos de contaminación en las calles, dispositivos que amplían la experiencia cultural de usuarios en los museos o aplicaciones que ayudan a personas con discapacidad para realizar sus labores diarias en la universidad.

Sin embargo, no se puede desconocer la importancia del sector público y privado en el trabajo de la academia. Este panel, moderado por María Clara Sánchez (coordinadora de proyectos de Rumbo), fue enfático al reconocer que estos proyectos necesitan del apoyo gubernamental y empresarial para que puedan tener un mayor impacto en la sociedad. Si bien ellos pueden dar respuesta a ciertas necesidades, sólo con el apoyo de estos sectores, se puede hacer una verdadera diferencia.

El panel ‘El aporte de la academia en la construcción de ciudades inteligentes y sostenibles’, realizado el pasado 22 de abril, lo integraron los siguientes investigadores del grupo Ciudades Inteligentes de Rumbo:

  • Álvaro Gutiérrez – Corporación Universitaria Minuto de Dios
  • Luis Cobo – Universidad Ean
  • Carmen Emilia Rubio – Universidad Nacional Abierta y a Distancia (UNAD)
  • Carlos Alberto Díaz – Corporación Universitaria del Meta
  • Luz Piedad Romero – Universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales (UDCA)
  • Edwin Alfredo Reyes – Universidad Antonio Nariño

Conozca otras reflexiones de este webinar y más detalles de los proyectos que se realizan en el grupo, a continuación:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *