Identificarse

Login

Usuario / Correo
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario / Correo
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Tomado de: Libro Blanco. Redes avanzadas en América Latina: Infraestructuras para el desarrollo regional en ciencia, tecnología e innovación

Las redes avanzadas o Redes Nacionales de Investigación y Educación (National Research and Education Network, NREN, por su denominación en inglés) y sus comunidades de usuarios, constituyen un medio ambiente propicio para la investigación científica y tecnológica y los procesos de innovación. Diversas tecnologías y servicios se han diseñado y probado en estas redes, para luego masificarse en un proceso de transferencia continuo y creciente.

A pesar del fenómeno planetario que significa Internet, y la existencia de una industria consolidada en torno a ella, las redes avanzadas no están en vías de extinguirse. Al contrario, las comunidades de investigación y educación concentran a los usuarios más demandantes y exigentes de Internet. Para satisfacer sus necesidades se requieren infraestructuras sólidas y capaces de proveer y mantener en su seno, el espacio para el desarrollo de pruebas y nuevas tecnologías; modelo que las ISP -empresas proveedoras del servicio Internet (Internet Service Provider)- no están interesadas en seguir pues requiere ingentes inversiones con retornos a largo plazo.

 

Las redes avanzadas son clave:

  • Sobre ellas se desarrollan nuevos servicios y aplicaciones que permiten sostener el crecimiento y fortalecimiento de Internet.
  •  La comunidad científica más amplia requiere una infraestructura para la colaboración, educación y acceso a instrumental que el sector privado no puede ofrecerle.
  •  La red en sí misma es un laboratorio para probar nuevos protocolos, mejorar la calidad de servicio y velocidades que no existen en Internet comercial.
  •  La infraestructura permite un espacio de colaboración para afrontar temas que son desafíos mundiales y requieren de muchos grupos de investigadores trabajando sobre ingentes volúmenes de datos.
  •  La negociación en conjunto permite rebajas considerables de los costos de conexión a las instituciones de investigación.

  

 Los países latinoamericanos que cuentan con redes avanzadas -la gran mayoría-, han emprendido una estrategia de unificación para poder abordar las problemáticas señaladas, con una masa crítica que sea una condición de posibilidad. Han creado la Cooperación Latino Americana de Redes Avanzadas, CLARA, organización de derecho internacional sin fines de lucro, con existencia legal a partir del 23 de diciembre de 2004, fecha en que fue reconocida por la legislación de la República Oriental del Uruguay.

 CLARA se define como un sistema latinoamericano de colaboración mediante redes avanzadas de telecomunicaciones para la investigación, la innovación y la educación. Cuenta con 17 países miembros (Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela) y sólo trece de ellos están conectados a RedCLARA. Los no-conectados son Bolivia, Paraguay, Cuba y Honduras. Los dos últimos se consideran “miembros no-activos”, pero se espera su incorporación plena en un futuro cercano.

Grosso modo, las redes avanzadas nacionales ofrecen una plataforma a partir de la articulación de una troncal de alta velocidad, donde es posible integrar distintos recursos y servicios. Por ejemplo, pueden entregar canales de comunicación dedicados para proyectos individuales de investigación; propiciar la creación de ambientes adecuados para introducir nuevas herramientas de administración de los recursos como también probarlos; impulsar acciones de difusión entre las comunidades locales, y facilitar una dinámica que permita la interconexión física de las redes y el intercambio entre personas y grupos de investigación localizados en distintos países. Es decir, convertirse en un agente distintivo de transformación local en el ámbito de la investigación científica y tecnológica.